TOTAL RESPALDO Y APOYO A CÁCERES Y TODO EL BAJO CAUCA

Descripción: d:\Users\Ana Maria\Documents\ALEXANDRA-TRABAJO\Sitio Web\Fotos\CaceresAntioquia.jpgLos últimos actos de violencia ocurridos en Cáceres, se suman a una serie de eventos desafortunados que atentan contra la tranquilidad y la prosperidad de la Subregión del Bajo Cauca antioqueño, situación bastante injusta con las comunidades asentadas en este territorio y que por décadas han sufrido los rigores del conflicto y la violencia que este genera. La presencia del Estado no solamente se debe asegurar mediante el aumento de la fuerza pública, también debe ir de la mano de inversión social y atención a las necesidades más básicas de la población. En lo personal, constantemente recorro todo el departamento, teniendo grandes amigos en la subregión del Bajo Cauca, por lo que la situación de orden público que allí se vive, me toca las fibras y me lleva a tocar todas las puertas de la institucionalidad para que se haga presencia, en todos los niveles, en esta zona.

El desplazamiento forzado que se ha venido presentando en algunas zonas rurales de Cáceres, en especial en El Tigre, es un retroceso en la construcción de la senda de la paz y la tranquilidad que han venido transformando los territorios de nuestro departamento y a los cuales les hemos apostado con total firmeza y compromiso. Sin embargo, quedan aún fuerzas ilegales que persisten en continuar atemorizando a nuestras comunidades, sembrando la zozobra y el pánico, produciendo hechos tan lamentables como el que nuestros campesinos tengan que salir desterrados, dejando atrás sueños, esperanzas y el futuro de los suyos. Los horrores de la guerra no son solo los estruendos de los fusiles y la sangre derramada, también está toda la tragedia humanitaria colateral que esto conlleva. Invasiones de las laderas de las ciudades, niños desescolarizados, tierras y cultivos abandonas, escases de alimentos, aumento del desempleo y la pobreza, pero además, el resquebrajamiento del tejido social de las familias afectadas por el conflicto, pero lo más grave, es la emergencia social y humanitaria que llevan al colapso de las instituciones públicas encargadas de atender dichas emergencias.

Al Gobierno Nacional, a toda la fuerza pública, a las autoridades locales y departamentales, extiendo todo mi apoyo y mi disposición por trabajar en conjunto para encontrar mecanismos que permitan, sino la solución inmediata, si al menos la atención a los afectados y la plena y total protección a los derechos y libertades de los habitantes de esta zona en específico. Invito además, a toda la sociedad para que arropemos a nuestros paisanos de Cáceres frente a la situación que se vienen presentando allí, para que en conjunto fortalezcamos y legitimemos la acción estatal en eventos como este. Estoy seguro que mancomunadamente, lograremos solucionar tan difícil situación y arrinconar el conflicto y a los ilegales lejos de la población civil y extender los territorios y los espacios para el desarrollo y el bienestar de todas nuestras comunidades.

 

 

Por
 
John Jairo Roldán Avendaño

Representante a la Cámara por Antioquia