Fabricato y su alma bellanita

Nuestro municipio ha sido cuna industrial de Antioquia desde principios del siglo XX. La Fábrica de Hilados y Tejidos del Hato – Fabricato nació hace 97 años, exactamente en 1927. Erigiéndose como una de las grandes empresas que aportaron al impulso económico de la región, el departamento y el país, cuando en Antioquia se concentraban las más grandes textileras del país. Esa historia de bonanza y riqueza, no solo condujo a que se concibieran grandes fortunas en manos de algunos de los empresarios más recordados en la memoria de los colombianos, por su tenacidad, honestidad y sagacidad; también está esa otra parte de la historia económica del país, que trajo consigo desarrollo de las regiones, crecimiento de la economía familiar y bienestar de todos aquellos operarios, obreros y personal vinculado a dichas empresas.

 

Fabricato está incrustado, no solo en la historia de Bello, sino además en el corazón de los bellanitas, aquí la vimos nacer y crecer, al tiempo que trajo prosperidad a nuestras familias, junto a las demás empresas textileras asentadas aquí, convirtieron con el tiempo a Bello en epicentro y parte importante de la economía nacional. Por todo lo anterior, manifestamos la profunda tristeza que nos causó la noticia generada desde Fabricato en torno a la suspensión de la producción en el mes de agosto debido a lo que ellos manifiestan como “condiciones negativas” de la economía, decisiones que afectan directamente la economía bellanita y a las familias que dependen de esta histórica empresa.

 

Pero no podemos quedarnos en lamentos mientras pasa la situación, el compromiso de todos es rodear la industria nacional, no podemos cerrar las puertas al libre comercio, teniendo en cuenta que es precisamente éste el que nos permite competir en el exterior y aumentar las exportaciones a la vez que se incrementa la producción.

 

Se debe reforzar y apoyar nuestros productos, ya que son de primera calidad y con precios competitivos. Y es que es allí precisamente donde está el problema de la situación económica de la que hablan los empresarios nacionales, en los costos, todos sabemos que cuando hay costos demasiado bajos es debido a una baja calidad del producto, o también, como es el caso colombiano, al enorme hueco que deja en la economía el contrabando, tal vez el germen de la crisis financiera de algunos sectores de nuestra economía.

 

No le hagamos el juego al contrabando, abramos mercados competitivos y legales, allí nuestro producto nacional tiene cabida, gran aceptación y muchas ventajas. Desde el Congreso de la República, desde todos los frentes de la institucionalidad, el compromiso debe ser el de atacar el contrabando y el lavado de activos que se presenta en este sector, pero también el compromiso está en el consumidor; todos debemos proteger nuestro producto nacional, aumentando el consumo del mismo, tomando consciencia de que son las familias colombianas las que dependen y viven de la producción nacional, en este caso, de los textiles nacionales. Aprovecho entonces, para enviar un mensaje de respaldo total y para reafirmar mi apoyo a la industria nacional, con nuestro municipio, con nuestros trabajadores y las familias bellanitas y con esa empresa que hace parte de la identidad y la memoria colectiva de Bello, Fabricato.

 

                                                                                           

Por
 
John Jairo Roldán Avendaño

Representante a la Cámara por Antioquia